SOMOS POLVO DE ESTRELLAS

SOMOS POLVO DE ESTRELLAS

6 de febrero de 2012

LA ÉTICA ES UN METALENGUAJE


Para mejorar al ser humano, la ética no ayudará. No es el medio ni la vía. La ética estudiará los valores, pero no proporcionará ningún valor. La ética no ofrece posibilidad alguna de transformación humana. Sus postulados siempre serán materia muerta para el ser humano.

La ética habla sobre los valores, estudia su naturaleza, analiza la evolución del concepto, pero no crea ningún valor. Sólo el ser humano puede crear o no un valor. La ética es utilitaria, dada a un fin, a una acción, pero en sí misma no encierra ningún valor. La belleza, el amor… no poseen ninguna utilidad. El valor en sí mismo es inútil.

El nihilismo, por ejemplo, es  una consecuencia de la evolución de la ética, no del valor. Todas las crisis de valores son dadas por la concepción de la ética, por el concepto, no por el valor en sí mismo. Nietzsche dice que “hay una crisis de los valores”; pero no está diciendo que el valor “amor y belleza” están en crisis: está sugiriendo que el “concepto amor”  ha caído en crisis. ¿Cómo pueden el amor y la belleza caer en crisis, es decir, cómo algo eterno puede alterarse y morir? Lo que se desmorona ante los ojos de la sociedad es el concepto, la acción, la utilidad de la concepción ética. Pero el amor y la belleza desconocen la alteridad, niegan que su valor sea conseguir un fin. Su naturaleza no es el negocio.

Los griegos establecieron una determinada estructura de convivencia ética. Claro que esta convivencia caerá después en crisis. Claro que no aguantó el ritmo de la evolución de la Historia. De modo que aparecerán momentos de resquebrajamiento de dichas estructuras, pero el valor, en su inutilidad, quedará incólume.

Hoy lo que se refleja como crisis es una caída de las concepciones éticas, de la filosofía, no del valor, no del amor y la belleza. Si digo que fulano de tal refleja una crisis de valor estoy señalando a una crisis micro localizada de las concepciones éticas impuesta por la evolución filosófica de la ética, por la evolución del concepto, no por el valor mismo. Es como decir que un ladrón es antiético porque roba, sin mirar a fondo que el ladrón con su robo pudiera expresar amor y compasión.

Richard Rorty deseaba que esta evaluación desde las concepciones filosóficas se viniera abajo. En La filosofía y el espejo de la naturaleza escribe significativamente: “La realidad del hombre es limitada por la concepción del metalenguaje”. Y la concepción ética es un metalenguaje que se divorcia de la realidad; se desvincula de la naturaleza del valor en sí mismo.

Lo que refleja la crisis de los valores en cualquier término y tiempo es un engrandecimiento del “ego moral”, de quienes creer tener la vara para medir,  bajos ciertas concepciones éticas establecidas, lo que debe y no debe hacer el hombre. A esto Rorty lo llamó “puro juego del lenguaje”.

El hombre no necesita de una convivencia ética para funcionar; necesita una profunda transformación de su ser. Puesto que el valor más alto es esa transformación. El amor y la belleza no se obtienen por convivencias éticas, a través de conceptos; se obtienen a través de una comprensión real de la vida. Pero el hombre no escucha y ve por sí mismo. Ha estado condicionado éticamente, ha estado hablando por esas filosofías de la ética, que lo han limitado a desenvolverse dentro de una crisis de valores.

Ángel Velásquez Callejas
http://www.neoclubpress.com/letras/ensayo/2990-la-etica-es-un-metalenguaje.html